02 agosto 2009

Cronica: "El dia menos significativo de tu vida"


Lentamente voy abriendo los ojos, imaginando la cara de mal humor que se me fue formando. Escucho un celular que suena y molesta y lanzando un suspiro trato de buscarlo en la mesita de luz. Después de uno segundos que parecieron años logro atinar con el celular y mirando la pantalla descubro que es una llamada de Ezequiel con el cual había quedado de encontrarme para votar. Atiendo y me doy cuenta, después de un "Hola" que se parecía mas a un ronquido que un saludo, que me corto. Reviso mis mensajes y encuentro uno de Ezequiel que me dice que me va a pasar a buscar, a lo que le contesto con un Ok que por suerte no demuestra mi cansancio. Mi cerebro intenta avisarme que es hora de levantarse, pero renegando un poco sigo descansando mis ojos y tratando de evitar moverme a toda costa. Entonces las endemoniadas alarmas que un ser estúpido coloco hace solo unas horas atacan contra mis deseos de dormir y provocan que me levante refregando mi cara y con un aliento que molestaría al mismísimo Dracula. Después de cambiarme y de lavarme la cara para intentar despertarme, me llama Ezequiel que me dice que ya esta llegando a mi casa por que ya voto. Antes de siquiera ponerme a pensar, Ezequiel ya estaba tocando timbre como bocina para que salga disparado con el.

En el trayecto a la escuela recuerdo la incógnita que me lleva a preguntar ¿A quien carajo voto?, que necesidad tengo de encargarme yo, de las internas de los partidos políticos. Dudo de la definición interna y continuo con mi reflexión acerca de mi deber como ciudadano argentino. Recuerdo a Miatello y escucho la propaganda de su partido. Giuliano, que ese nombre no deja de recordarme a un amigo un poco cacheton, y sus criticas a la GUM. Clara García sencillamente vista solamente en carteles por lo que temo que quizás no exista y sea un diseño de computadora. Cortes, concejal que viene del proyecto Sur, que era mi predilecto y finalmente algunos cuantos desconocidos incluso para ellos mismos.

Seguía caminando pensando en la segunda vez en menos de dos meses que tengo que votar a aquellos políticos que se van a encargar no solo de hacer mi vida mas fácil, si no de hacérsela también a los demás, por poco se me escapa una carcajada. llego a la escuela, mi vieja escuela, que me trae muchos recuerdos gratos, pero nuevamente en un ambiente politizado. Ezequiel me avisa que se queda esperando en la puerta. El ambiente muy diferente que al educativo diario de una secundaria. Todos los documentos en mano, ningún milico a mi derecha, ninguno a la izquierda. Sospecho, que no me va a tocar esperar mucho como la vez anterior. Voy preparando el documento y voy hacia el cuarto oscuro correspondiente, el cual cambio el numero pero no la habitación, cuarenta y dos. Después de esperar algunos minutos, de los cuales temí que debiera esperar mas, entre en el tan esperado cuarto oscuro por segunda vez.
Lejos de estar en un lugar a oscuras, me lance en la búsqueda de mi folleto de aquel que iba a votar. Misteriosamente, los papeles que se veían mas a la vista eran aquellos mas reconocidos para la población, hasta incluso estaban en un banco solitarios cómodamente colocados, mientras que los demás partidos se disputaban su posición muy apretados en algunos bancos demasiado juntos. Me preguntaba si quizás, habían sido manipulados, y cuantas personas habrán decidido votar al que tenían mas cerca y mas a mano por no decidirse a algún partido que le guste. Durante un segundo fui atacados por esos pensamientos de vago, y iba a buscar la boleta mas linda para mi gusto. Pero entonces encontré el tan deseado papel del "Proyecto sur" Liderado por Cortes, no sin olvidarme uno mas para guardarme en el bolsillo, y en menos de lo que canta un gallo salí disparado de la habitación para colocar el sobre en la urna, asegurándome que entre para evitar posibles problemas.

Al salir ya mas aliviado de cumplir con mi obligación, comienzo a "investigar" a los restantes ciudadanos que se encontraban allí la mayoría sin interés y con mucho apuro, y la impaciencia es esencial para estos momentos. Algún que otro hombre, saluda contento y se ríe del día y de sus obligaciones. Salgo de la escuela y me vuelvo a encontrar con Ezequiel, vamos a tomar una gaseosa y olvidarnos de la política hasta que las cosas se vuelvan mas criticas. Después del primer trago de la bebida, le digo a mi amigo "Como la primera vez, nuevamente, el día menos significativo de mi vida".

3 comentarios:

Alejandro dijo...

Yo también voté a Cortés, fuimos algo así como 12000 según me comentó, mamá. Siempre, siempre es la misma historia, en mi escuela también estaban primero las más populares para que los boludos de siempre que no tienen idea de nada voten SIEMPRE a los mismos.

Buen post.

sofía dijo...

si queres te entono el tema de miatelo q a mi me encanta jajaja

Matias Ruben Saia dijo...

gracias Ale, viste que no me equivoco

y vos Lope si la llegas a cantar te tiro con un sifon... jajaja

Saludos